Blogia
El diario de Virginia

Pasan las horas y el sol se va

Pasan las horas y el sol se va Por fin he encontrado un hueco en el tiempo para escribir aquí. uf! Últimamente ando liadilla y las 24 horas que tiene el día no me son suficientes. Podría tener el día 48 horas, ¿verdad? Ojalá, pero seguramente seguiría ocupada. En fin, qué cosas. Ley de vida. A ver si en Semana Santa puedo darme un respiro. Tampoco te creas que voy a hacer gran cosa. Me iré al pueblo a respirar aire fresco y a desconectar del mundanal ruido. Esto empieza a sonar un poco poético...

Pero bueno, es así. Tal vez el espíritu primaveral me haya afectado. Y además hoy ha lucido el sol de una manera radiante y por eso mismo estoy feliz. Da gusto que haga calorcillo; el frío invernal creo que sobra en estas fechas. Hay que dejar aparcados los esquís y comenzar a pasear y tomar el sol. Aunque me parece que estoy precipitando los acontecimientos metereológicos.

Solamente sé que cuando me acueste dentro de unas pocas horas ya no hará sol, es obvio. Pero mañana cuando levante la persiana deseo que el sol me salude.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Javi -

Por favorrrrrrrrrrrr, quiero que llegue el invierno ya. Estoy hasta las narices de este calor. Necesito frío, nieve, agua, viento... bueno, agua no, que es un poco incomoda. besicosssssssssss
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres